comer en Berlín Barbacoa 1

Dónde comer en Berlín: Parte 2

Seguimos con nuestro viaje por tierras germanas. ¿Dónde comer en Berlín?.

Antes de seguir con las rutas que hicimos y dónde paramos a comer o cenar os vamos a contar un poco el ambiente que se respira allí
Al llegar a la ciudad, así de primeras nos sorprendió la pasión por la cerveza. Raro es estar más de 2 minutos andando por la calle y no cruzarte a nadie con una botella de cerveza en mano, incluso en el metro (aunque está prohibido). En casi cualquier lado encuentras un tienda de alimentación (del mismo formato al de España) donde puedes comprar una cerveza para tomarla tranquilamente por la calle. Punto muy a favor, sobre todo si te gusta la cerveza como a nosotros. En cualquier lugar puedes encontrar gran variedad de cervezas. Tienen variedades a las que añaden sirope o almíbar de frambuesa que os aconsejo que probéis, más si no os gusta la cerveza. Os dejo un blog donde cuentan un poco más del tema y sobre todo dónde ir a tomar cerveza.
La gastronomía popular alemana no es como para tirar cohetes, pero hay gran variedad de lugares donde comer y beber. Los lugares que encuentras más frecuentemente son kebabs, puestos de currywurst y pastelerías.

Día 3

El tercer día de viaje fuimos a Potsdam, lugar donde se celebró la conferencia de Potsdam en la que se juntaron los soviéticos, británicos y americanos para ver que hacían con el país después de la II Guerra Mundial.
Con el billete de tren que tienes que coger para ir hasta allí puedes también pillar luego en Potsdam tranvías y autobuses para moverte de forma más ligera. Realmente te lo puedes hacer andando porque merece la pena ver la pequeña ciudad con calma. Lo más representativo y famoso es el parque de Sanssouci donde se ubican varios de palacios y jardines de casi obligatoria visita.
Ciudad tranquila, con calles con muchos comercios donde poder sentarte a comer o tomar un pedazo de tarta en una de sus terrazas. Tiene un par de mercados en la calle donde comprar comida para llevarte a casa o para tomar in situ. Nosotros optamos por fijarnos en la gente que había en los mercados al aire libre y decidimos tomar un bacalao frito, rollo fish and chips, con un par de salsas tártaras muy agradables. Lo otro fue una pedazo de bratwurst a la parrilla con mostaza en un panecillo. Bueníiiisima, disfrutada de principio a fin. Con una cerveza cada uno salimos a unos 5€ por cabeza. Para concluir cogimos unos trozos de tarta para rematar la faena, pero no nos triunfaron.

comer en Berlín Potsdam brawurst

Volvimos a casa y después del descanso reglamentario fuimos a ver el monumento al holocausto y la cola de ballena del Banco DZ que hay al lado de la puerta de Brandenburgo (lo vimos desde fuera porque estaba cerrado cuando llegamos).
De vuelta paramos en Potsdamer Platz para verla de noche. Está lleno de centros comerciales, aunque el más llamativo es el Sony Center. Nos habían recomendado comer en Amrit, restaurante indio con varios locales en Berlín. El que mejor nos pillaba era el que hay en Potsdamer Platz así que allí que fuimos. Lugar abierto, bien decorado y algunas zonas con mesas demasiado juntas. Para comer pedimos pollo tikka masala y cordero madras picante. De acompañamiento: arroz basmati correcto y pan naan con queso bastante flojeras. Cantidades hermosas y con buen sabor. De entrante ponen el papadam de lentejas sin salsa de menta ni nada, ojito que pica como el demonio y si lo vas tomando antes de que traigan la cerveza os pasará como a nosotros 😉 Esa cena junto con 2 cervezas sales rondando y a unos 16€ por cabeza.

Día 4

Como nuestros amigos tenían una barbacoa portátil sin estrenar y estábamos a domingo lo tuvimos fácil. En Berlín hay varios parques en los que permiten hacerlas, será por algo.
Antes de ir a hacer la barbacoa fuimos a dar una vuelta para ver si podíamos entrar en el centro cultural/casa okupa de Tacheles y estaba cerrado. Ya que estábamos por la zona pasamos a ver la Nueva Sinagoga de Berlín (solo por fuera) y entramos a ver los patios interiores que podéis encontrar por la zona. Sitios muy agradables, la mayoría de ellos tienen algún chiringuito donde tomar algo tranquilamente.
Para hacer la barbacoa fuimos a Mauerpark. Se lía la de Dios allí en fin de semana. A parte del típico mercado donde puedes comprar de todo y sobre todo comida, hay mini anfiteatros donde la gente prepara espectáculos con los que te quedas embobado.
Para la barbacoa nos aprovisionamos de panes y cervezas variadas. De comer llevamos poca diversidad pero muy buena. Eramos 4 y arrancamos con unas bratwurst bien tostadas por fuera y jugosas por dentro. Le siguieron unas chuletas de cerdo (sin hueso) marinadas en cerveza. Y acabamos con un poco de queso especiado, rollo provolone, a la parrilla. Homenaje ideal para el fin de semana. Las salchichas de esta forma, las mejores que hemos comido de largo. Llevamos también alguna salsa industrial para aderezar al gusto.

comer en Berlín Barbacoa 2

Ya que habíamos cogido fuerza nos lanzamos a ir a ver el Tiergarten. Como nos lo ibamos a recorrer de punta a punta nos bajamos en la parada de Zoologischer Garten para ver la iglesia memorial Kaiser Wilhelm. Fuimos explícitamente para verla porque es una de las que queda todavía bombardeada y sin reconstruir en Berlín (no se si hay más).
Desde la iglesia, bordeamos el parque hasta poder entrar y llegar al Siegessäule. El tema a partir de aquí está en perderse siempre en dirección a la puerta de Brandenburgo. La zona entre el Reichstag, el Bundestag y la lavadora (así le llaman a la cancillería federal, donde vive Angela Merkel) es la que más nos gustó de todo Berlín. La parte entre la “lavadora” que da al río Spree y a la estación de Hauptbahnhof es la hostia también. Por esa zona nos quedamos a tomar una cerveza en Zollpackhof, uno de los beergarten que nos pillaba cerquita. Los precios rondan los 4€ por jarra de cerveza individual. Hay muchos por la ciudad, pero la situación de este es muy buena y además nos pillaba cerca de casa de nuestros amigos que fue donde cenamos.

Día 5

Arrancamos el último día con calma y yendo a desayunar al edificio universitario de Telekom Innovation Laboratories. La parada de metro es Ernst-Reuter-Platz, justo pasando el Tiegarten. Si entráis al edificio sin vergüenza y subís a la planta 20 encontraréis la cafetería donde desayunas por unos 2.5€ por cabeza y con unas vistas de toda la ciudad de Berlín. Apuntadlo.

comer en Berlín Torre universidad Berlín

Para el mediodía habíamos pillado entrada para el museo de Pérgamo por internet (no es fácil porque la parte de pago está en alemán). Sólo por entrar a ver la Puerta de Ishtar de Babilonia merece la pena. Para comer teníamos apuntado la “hamburguesería” Pacifico rollo oriental marcado por la frase “buns and bowls”. Allá que fuimos aún leyendo críticas poco halagüeñas. Cagada monumental, se nos fue la mano igual pidiendo lo más raro pero… Pedimos la hamburguesa con kimchi y huevo y el bao con pato y pepino, mucho pepino. Además una ración de batatas fritas. Raciones generosas, hamburguesa con carne pasada y mezcla sin sentido. Bao enorme con pepino rallado como si fuera el ingrediente principal, fuera de nuestra liga totalmente. Eso si, las batatas fritas estaban increíblemente buenas. Sitio top si buscas justo eso y a 10€ cabeza;-)

comer en Berlín Batatas pacífico

Se nos quedo la espinita clavada de la mala experiencia así que a la noche y después de dar una vuelta por Viktoriapark (también vistas desde lo alto de la ciudad) atacamos un sitio mítico.
Nos fuimos a probar Burguermeister. Un puesto de hamburguesas debajo de una parada de metro en la zona turca. Comida para llevar o para tomar en mesas altas ahí mismo. Hay cola así que directamente dan número. Pedimos la clásica con queso y bacon y la modalidad con champis. Muy buenas las dos, sabor de hamburguesa estilo Burguer King pero con buen pan, bien sazonada, con queso cheddar y bacon crujiente. Apuntadlo que merece la pena. Además pedimos unas patatas con cheddar para compartir. Con una bebida por barba a 7.5€.

comer en Berlín Burguermeister champis

Acabamos la noche y el viaje en uno de los puestos de polos con cobertura de chocolate que habíamos visto en nuestro paseo por la zona turca, previo a la cena. El sitio se llama California Pops y es un acierto total, tanto el formato como los sabores y la idea. Y encima estaban buenísimos. Los polos con cobertura cuestan 3€.

comer en Berlín California pops mostrador

Así acabamos nuestro viaje por Berlín, nos dejamos muchos sitios por visitar y lugares donde comer. Nos quedamos con que siempre hay que dejar cosas por ver para una próxima visita.

Si te ha gustado o te ha parecido una aberración compártelo a tu gusto

Dónde comer en Berlín: Parte 2
Valora

Etiquetas:, , ,

Deja un comentario

Uso de cookies

Obsesión por la cocina utiliza cookies para proporcionar la mejor experiencia de usuario. Si acepta nuestra política de cookies continuará navegando dando su consentimiento para ver recetas de todo tipo.

ACEPTAR
Aviso de cookies